Mirar sin ver

Es demasiada grande la deuda que tenemos con ellos, el ser humano los domesticó para obligarlos a permanecer a su lado y ahora los abandonamos, los explotamos en los circos y son torturados en laboratorios.

Mendigan pidiendo un poco de comida y amor, escarban en la basura buscando un trozo de pan. Vagan sin rumbo por las calles, hasta que un día ya incapaces de dar un paso más, enfermos y desnutridos, dejan caer sus huesos en un rincón…esperando a que al fin termine su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: