CRUCE SAN JUAN DE PIRQUE ( LA RUTA DEL PERRO)

Llegamos a nuestra tercera parada en esta Ruta, a veces tranquila, a veces agitada, nunca se sabe con que nos tendremos que enfrentar, todos los viajes son diferentes, este es un camino lleno de sorpresas que no siempre son agradables.

Los perros nos ven y bajan corriendo, ya nos conocen, saben que además de comida también les traemos cariño, serán mimados y acariciados por un rato.

Esta parte es la mas agradable de nuestra labor, mimar a estos animales, por unos instantes vuelven a sentir que los humanos no los han olvidado, que aunque fueron abandonados existen personas que los quieren y volverán una y otra vez a verlos y procurar que no les falte el alimento y la atención que ellos merecen.

Pero tenemos que continuar, nuestra próxima parada es: La Cantera.

No es raro que encontremos, de vez en cuando, perros de las razas consideradas “peligrosas”,  nosotros consideramos que los únicos peligrosos ahí son los idiotas que los abandonan. Nunca hemos tenido una mala experiencia con ninguno de estos perros, todo lo contrario, son muy sociables.

Sigamos, nuestra próxima parada: Kilómetro 13.800.

LA RUTA DEL PERRO

Domingo por la mañana, todo listo, repaso mentalmente la lista de cosas que he preparado la noche antes: alimento para perros, agua en bidones, tiestos, botiquin para emergencias primarias; como es verano, para nosotros el bloqueador solar, en invierno ropa abrigada, y mi inseparable amiga, la camara fotografica. Mis amigos ya están aqui, han venido por mi así que partamos.

Vamos, los invito a recorrer conmigo la Ruta del Perro Abandonado en San Juan de Pirque, Chile.

En la Ruta.

Cruce San Juan de Pirque.

Nos acercamos a nuestra primera parada de 17 en total, Bocatoma San Carlos.

Bocatoma San Carlos

Seguimos, después de pasar el pte. San Carlos nos acercamos a nuestra segunda parada: La planta de agua. En este lugar hemos encontrado mas de un perro con ” huaches” en alguna de sus patas, para quien no los conoce miren con atención las fotos.

El perro de la foto tuvo suerte ya que el alambre no alcanzó a incrustarse en la piel y pudimos sacarlo con facilidad.

Esta pobre no tuvo la misma suerte, el alambre se incrustó en su pata y le causó una infección, pudimos sacarlo y curar la herida pero no sabemos si quedará con un daño permanente o no.

Pero hay que continuar, nos esperan los perros de la siguiente parada, pasando el puente La Sirena, el cruce del camino a San Juan de Pirque.