SOY EL BRUCE WILLIS

Esta es la historia del Bruce Willis, perro de raza Pitbull que fué abandonado en San Juan de Pirque en un sector donde originalmente se extraia arena para construcción, allí fue llevado por alguien para, supuestamente, cumplir labores como guardian, pero se olvidaron de el. Como ahí ya existía una manada de perros el pobre de Bruce, flaco y deprimido no se atrevía a salir de su rincón a buscar comida, cuando los guardias nos advirtieron de su presencia comenzamos a entrar a su pequeño territorio a dejarle alimento y agua.

Bruce, Junio de 2009

Estuvo así mucho tiempo, vagaba solo y desorientado por los alrededores pero sin acercarse demasiado a los otros perros, aun no encontraba su lugar.

Lentamente comenzó a recuperarse, ganó peso, confianza y un lugar en la manada. Ya se acercaba junto a los otros perros a recibir comida, salía a recibirnos y claramente se notaba que exigía el liderazgo, como corresponde a un fiel exponente de su raza.

Bruce interactuando con otros perritos.

Ahi en ese sector abundan los perros de raza grande y dominantes así que la vida para Bruce no era nada fácil, de vez en cuando nos enterábamos de sus conflictos por territorio, algo normal dentro de una manada, en San Juan de Pirque los perros viven según sus reglas y para ellos la vida es una constante lucha por sobrevivir, es muy poco lo que nosotros podemos hacer para cambiar eso.

Los meses pasaron volando para el y para nosotros,  pronto Bruce dio muestras de ser un perro extremadamente dulce y amable con las personas, gusta de echarse al piso y mostrar su barriga en señal de sumision, adora que lo acaricien. Es un buen perro.

Bruce regaloneando.

Pero nada es perfecto en esta vida, y menos aun para la vida de esos perros, y aunque para muchas personas es dificil de creer, los pitbull son delicados de salud, y de piel, cogen con facilidad sarna, ácaros y alergias, entre otras dolencias y Bruce no es la excepcion, la duras condiciones de vida lentamente fueron haciendo mella en el, y pronto dió señales de que no soportaría mucho mas. Teníamos que hacer algo.

Bruce en su peor momento.

Para colmo de males fué atropellado y sobrevivió de milagro, de ahí su nombre de Bruce Willis, pero eso le costó perder la vision en uno de sus ojitos. Un dia ya no pudimos soportar mas verlo así y Cecilia lo rescató. Fue llevado a una clinica. Se entregó confiado y tranquilo a su suerte, durmió la mayor parte del viaje y se portó como un principe en el auto, nada de escandalos ni ladridos.

Durmiendo en el auto.

En la clinica

Ahora Bruce es otro, sus heridas fueron curadas, está castrado y permanece en la clinica a la espera de ser adoptado. Es un buen perro, tranquilo, amable con las personas. Solo espera a que alguien pueda ver mas allá de su aspecto y sepa ver su corazón de perrito leal, capaz de ser fiel compañero de vida para siempre.

Bruce Willis

Si deseas adoptarlo escribenos a : draakgulden@gmail.com

Anuncios

PERROS DE PUENTE ALTO

Este invierno ha sido durísimo, con temperaturas bajo cero casi a diario, los chilenos que vivimos en la zona central del país no estamos acostumbrados a estas, tampoco los animales, apenas baja el sol los perros comienzan a buscar un rincón seco y medianamente abrigado para pasar la noche. Una caja vacía, un trozo de cartón, cualquier cosa sirve con tal de estar algo aislado del frio y duro cemento.

Madrugada en Puente Alto

Esta es un típica escena en el centro de Puente Alto, perros que buscan abrigo, hambrientos y temblando de frio. La indiferencia de las personas que pasan por su lado es algo que me cuesta entender, creo que nunca podré acostumbrarme al dolor y el abandono de estas criaturas.

Madrugada en Puente Alto

De tanto recorrer estas calles ya los reconozco y ellos a mí, algunos de estos perros tienen sus padrinos entre los comerciantes que salen a vende comida muy temprano, algunos llegan incluso antes de las 5 de la mañana, entre ellos está Don Cristian, que tiene como regalón a Chocolate, perro mestizo y criollo, al igual que nosotros, y que “trabaja” junto a su padrino todos los dias, sin importar el clima, ahí esta el Chocolate, instalado en el puesto de dulces de su “padrino” , es una hermosa amistad.

Chocolate y Cristian