Ahi viene

Pucha! todavia no viene

ESTRELLITA

ESTRELLITA

Correo enviado por Paula Parodi

Nos conocimos en la calle. Me detuve a ver que podría estar comiendo esa perrita alarmantemente delgada. Para mi sorpresa, era maleza. ¡Se alimentaba de maleza!!! Fuí al primer almacén cercano y le compré pan. Se lo devoró. Más tarde le llevé alimentos y agua y así fue por siguientes días. Me organicé con un par de vecinas para coordinar su alimentación, lo que la hizo engordar y a estar mas contenta.

Luego decidimos que la esterilizaríamos para lo que debíamos buscar con urgencia una familia que la adoptara. En el trancurso del tiempo, decidimos llamarla “Estrellita”. Nos pareció que eso era…una hermosa Estrella.

Cuando la encontramos, tenía con suerte 3 o 4 meses. Ellá encontró una lugar donde refugiarse durante las noches. Alojaba en el frontis de una casa, en la caja del medidor de agua. No le costaba entrar, había gran espacio entre los barrotes de la reja.

Nos acostumbramos a Estrellita por mas de 1 mes. Una tarde, cuando fuimos a alimentarla, no la vimos. Y desde ese día, no la vimos mas. La buscamos por todos lados, le preguntamos a todo el mundo. Y nada. Nadie la había visto, nadie sabia nada.

Nuestra imaginación viajó por todas las atrocidades que algún mal ser humano podría hacer con un animal abandonado. La tristeza que sentíamos nos hizo andar atentas por las calles por si la veíamos.

Un día, volvía de mi trabajo y la vi en la plaza de Pte. Alto. Me bajé del taxi y mientras intentaba cruzar rapidamente la calle sin que me atropellaran, la perdí. La estuve buscando por más de 2 horas y no pude encontrarla. Nuevamente coordinamos con mis vecinas para buscarla en Pte. Alto. Gracias a Dios, una de mis vecinas la vio, estaba mas delgada que nunca y con muchísima sed. En ese momento no pudo traérsela, pero nos avisó a nosotras y fuimos durante la tarde a ver si teniamos suerte y Estrellita se mantenía en el lugar.

Y ahí estaba. Extenuada, agotada, desnutrida, sedienta y con mucho, mucho sueño. La pobre estaba a mas de 7 km. del lugar donde la aliméntabamos y había vagado por mas de 3  semanas.

Cuando la tomé en brazos para subirla al auto de mi amiga, con suerte abrió los ojos. Le dió lo mismo quien la estaba tomando. Ni siquiera sé si me reconoció. Estaba totalmente entregada a su suerte. La llevamos a una casa, donde comió, bebió y durmió.

Actualmente la tenemos en un hogar temporal, pero como es de esperar, ya nos presionan para saber cuando se irá.

También como es de esperar, no hemos podido encontrarle un hogar y nosotras estamos llenas de perritos, sin posibilidades de espacio y de dinero para poder acoger a ninguno mas.

En todo caso, es tan díficil separarse de ella. Su ternura, su efusividad, su agradecimiento y su incondicionalidad, estan presentes todo el tiempo. Cuando la abrazas, no dan ganas de soltarla y cuando la sueltas, ella vuelve a abrazarte.

Si alguien cree poder entregarle un lindo hogar a la pequeña Estrellita, puede comunicarse con nosotras:

Paula: 8 156 90 16 – 842 44 68      correo: pauparodi@hotmail.com

Maxi: 8 296 27 09

Muchas gracias

Paula

La espera

Ordenando la carga

Un dia atareado

Este fue un dia atareado, pero que pasó volando. El esfuerzo vale la pena, sacrificar horas de descanso también. Navidad está cerca, todos sabemos que Diciembre es un mes complicado, de gastos, compromisos, eventos varios.

Pero quiero pedir a todos los que leen esto que se detengan por un instante y miren a su alrededor. Existen criaturas que no piden nada y dan tanto a cambio; son los perritos y gatitos que nos rodean en silencio, esperando una mirada, una caricia, alimento.

Es Navidad, para todos, no solo para los humanos, para los no humanos también. Entreguemos Amor a todas las criaturas que nos rodean, permitan que su perro o gato participe de la alegría de su familia, compartan los alimentos con ellos, también de la velada, de los abrazos.

Fuera de nuestras casas, en las calles, vagan sin rumbo miles de perros abandonados. Lleve alimento y agua para que ellos también disfruten aunque sea por una noche, la Nochebuena, de una cena digna.

El Amor del Padre es para todas las criaturas que habitan en este planeta.Aqui vengo!